7 beneficios probados por la ciencia de andar enojado siempre

Escuchamos por todos lados que debemos ser positivos en la vida, pero la ciencia le da la contra a este consejo y demuestra que molestarse constantemente tiene grandes beneficios.

Diversos estudios han demostrado que el malhumor tiene más beneficios sociales y físicos de los que podemos imaginar.

1. Si eres un gruñón eres más creativo

Durante el 2009, el investigador Matthijs Baas juntó a estudiantes de la Universidad de Amsterdam y los dividió en dos grupos. A uno de esos grupos se le pidió que pensaran en algo que los pusiera furiosos y escribieran un ensayo sobre eso, mientras que al otro grupo se les pidió recordar algo triste.

Los resultados fueron mucho más favorables para el grupo de los malhumorados, ellos aportaron mayor cantidad de ideas y eran más originales y eficaces en el pensamiento no estructurado.

Al desatarse la ira se genera una respuesta fisiológica que estimula la motivación y genera valentía.

2. Tragarse el enojo afecta tu salud

La ira puede actuar como un agente perjudicial para la salud si es contenida y no se expulsa. A pesar que aún se desconocen las causas, numerosas investigaciones han demostrado que no liberar el enojo desencadena en hipertensión arterial crónica.

3. Los gruñones son buenos en habilidades sociales

Además de los beneficios físicos que brinda, estar molestos también puede ser un buen factor para desarrollar el área social: nos hace mejores negociadores, mejora nuestro lenguaje, nuestra memoria y nos hace más persuasivos.



enojo3

4. Aquellos que se muestran alegres son más egoístas

Es común oír que la felicidad nos hace mejores personas, pero en realidad nos hace perder ciertos valores. Esta conclusión se obtuvo de un estudio en el que se mostró que las personas de tendencia a ser más negativos evocaron más el sentido de la justicia e igualdad.

5. La felicidad nos hace menos precavidos

Múltiples estudios muestran que el sentimiento de felicidad reduce la capacidad que tenemos para identificar amenazas de nuestro entorno. Actualmente nos impide concentrarnos y prestar atención a daños como ingerir alcohol y comida en exceso o practica sexo no seguro.

6. La felicidad nos hace ingenuos

Una investigación avalada por la Universidad de Nueva Gales del Sur en Australia, se reveló que los individuos con buen estado de ánimo tenían una capacidad menor para pensar con escepticismo y eran muy crédulos, por lo tanto, podían ceder a malas invitaciones o seguir falsas afirmaciones.

7. El sentimiento de satisfacción desmotiva

Aquel que no siente que tiene todo lo que merece es el que tiene más probabilidades de alcanzar sus metas porque tiene como objetivo cambiar su situación actual. Aquellos que se sienten realizados, se relajan y su carencia de esfuerzo no los deja avanzar y progresar en lo que se plantean.

responder